ANÁLISIS-España debe afrontar más ajustes para alejar el rescate

martes 12 de junio de 2012 16:31 CEST
 

MADRID (Reuters) - España debe afrontar este año una nueva encrucijada en su turbulenta travesía económica y tomar nuevas medidas de ajuste si quiere alejar el fantasma del rescate soberano, que sigue pesando sobre la confianza inversora pese a que su banca acaba de recibir una magra inyección de capital de hasta 100.000 millones de euros.

Las arcas del país necesitarían otros 100.000 millones más para cerrar parte de su brecha fiscal (déficit) comprometida y atender los vencimientos.

Para reducir el déficit hasta el 5,3 por ciento, España necesita este año 50.000 millones y para financiar los vencimientos del Tesoro y de las comunidades autónomas requiere algo más de 97.000 millones de euros.

La estrategia del Tesoro español de captar elevados importes en sus primeras emisiones del año alivia las necesidades finales al aportar un colchón equivalente a unos 48.000 millones de euros y coloca la tasa de cobertura de las necesidades de emisión brutas anuales en el 58 por ciento.

Con el coste de financiación a diez años disparado por encima del 6 por ciento y un constante retroceso en las compras foráneas de deuda soberana, el gran reto de emisión del Tesoro para lo que resta del año se concentra en octubre, cuando vencen en bonos más de 20.000 millones de euros. No obstante, octubre es también el mes de mayor recaudación impositiva por parte del Estado.

La fuerte caída en la participación de inversores extranjeros en las subastas - según los últimos datos disponibles de finales de abril la deuda pública en manos de no residentes cayó al 37,3 por ciento, desde casi el 54 por ciento de un año antes - ha sobreexpuesto a las entidades nacionales al riesgo país gracias a las ofertas de liquidez del Banco Central Europeo.

Pero la fórmula de acudir a las subastas con dinero de la institución monetaria europea para volver a depositarlo en forma de deuda pública en el BCE no es eterna, sin que esté prevista a día de hoy una nueva inyección a largo plazo.

"Va a ser cada vez más difícil que los inversores domésticos puedan absorber el papel", dijo Nicolás López, director de análisis y mercados de M&G valores.

El paro, una de las principales preocupaciones del Gobierno y los organismos internacionales, se añade a las dificultades para equilibrar el difícil balance entre ingresos y gastos.   Continuación...

 
España debe afrontar este año una nueva encrucijada en su turbulenta travesía económica y tomar nuevas medidas de ajuste si quiere alejar el fantasma del rescate soberano, que sigue pesando sobre la confianza inversora pese a que su banca acaba de recibir una magra inyección de capital de hasta 100.000 millones de euros. En la imagen, la bandera de España junto a la estatua de Cristóbal Colón en el centrode Madrid el 11 de junio de 2012. REUTERS/Paul Hanna