ANÁLISIS-Los bonistas no cargarían con el coste del rescate

sábado 16 de junio de 2012 15:24 CEST
 

MADRID (Reuters) - El alto nivel de españoles corrientes que tienen bonos emitidos por bancos nacionales hará muy complicado políticamente que los bonistas asuman pérdidas en sus inversiones en el marco del rescate a los bancos, lo que significa que el Gobierno y sus rescatadores tendrán que asumir buena parte de la factura.

España alcanzó un acuerdo con la Unión Europea el sábado pasado consistente en un préstamo de hasta 100.000 millones de euros para sostener aquellos bancos que ya no pueden gestionar las pérdidas causadas por el estallido de la burbuja inmobiliaria y que probablemente no sobrevivirían a la segunda recesión en tres años.

Aunque aún tienen que definirse los detalles de este paquete de rescate y su impacto en los propietarios de bonos de bancos, los analistas ya han comenzado a especular con que los titulares de deuda subordinada tendrán que contribuir en los esfuerzos de recapitalización.

"Sería muy sorprendente que los titulares de bonos soberanos en Grecia tuviesen que perder dinero y que luego España consiga un rescate y los bancos no incurran en pérdidas por sus bonos", dijo Gary Jenkins, director de Swordfish Research.

Pero es poco probable que estos descuentos se impongan en titulares de bonos senior porque la normativa europea salvaguarda a estos inversores.

Los fondos del rescate europeo se canalizarán a través del Fondo de Restructuración Ordenada Bancaria (FROB), que inyectará capital en las entidades más débiles. Hasta ahora, este organismo ha empleado capital o bonos convertibles para recapitalizar los bancos.

Todavía no están claras qué condiciones irán ligadas a los préstamos que cubrirán necesidades de capital por un total de unos 60.000-70.000 millones de euros, según una fuente próxima a una auditoría de los bancos españoles que se completará el lunes.

Forzar pérdidas en titulares de bonos junior es actualmente ilegal en España, pero la legislación podría modificarse en una situación de emergencia como ocurrió en Irlanda, dijeron abogados y economistas.

Sin embargo, a diferencia de Irlanda, donde los bonistas junior sufrieron pérdidas de hasta el 90 por ciento en Allied Irish Banks y Bank of Ireland durante los procesos de rescate estatal, una gran parte de deuda subordinada de bancos españoles se vendió a clientes de las entidades como productos de ahorro.   Continuación...