Granjeros de la UE denuncian 'moo-ving' creando un lago de leche

martes 10 de julio de 2012 19:09 CEST
 

BRUSELAS (Reuters) - Productores de leche vertieron el martes miles de litros de leche fuera del Parlamento Europeo en Bruselas, creando "lago de leche" para protestar contra los bajos precios.

Manifestantes de toda Europa, incluyendo Italia, Alemania, Irlanda y Francia, bloquearon la plaza con tractores y estatuas de vacas pintadas con los colores de la bandera nacional de los Estados miembros.

Un granjero se subió encima de un fardo de paja y utilizó una manguera industrial para rociar el contenido de un camión a una improvisada piscina de lona, salpicando a manifestantes, espectadores y periodistas.

El "lago de leche" pretendía simbolizar la sobreoferta de producto en el mercado europeo, con los manifestantes haciendo sonar cencerros y denunciando prácticas para reducir gradualmente las cuotas de producción, lo que se traduce en más leche a la venta y precios más bajos.

Los miembros de la Junta Europea de la Leche acudieron a la reunión vestidos con camisas de franela y gorros de 'cowboy'. Uno de ellos lamentó el exceso de producción de leche y cómo se les pagaba a los pequeños granjeros, provocando los aplausos y los gritos de la multitud. Otro culpó a la Comisión de la Unión Europea, recibiendo incluso más aplausos.

Una vez que el "lago" estuvo lleno, se abrió la piscina y la leche corrió calle abajo hacia la cuneta. Algunos granjeros con botas de goma, chapotearon felizmente en el río de leche.

Marc Tarabella, un miembro socialista del Parlamento, dijo que los manifestantes tenían una causa justa.

"Su lucha es también la nuestra", dijo. "¿Cómo podemos aceptar que algunos trabajadores estén trabajando con pérdidas? ¿Trabajando para perder dinero? No podemos cerrar los ojos ante este drama social y humano".

 
Productores de leche vertieron el martes miles de litros de leche fuera del Parlamento Europeo en Bruselas, creando "lago de leche" para protestar contra los bajos precios. En la imagen, un productor de leche vierte leche en un estanque improvisado frente al Parlamento Europeo en Bruselas, el 10 de julio de 2012. REUTERS/Francois Lenoir