La violencia suspende el trabajo de los observadores en Siria

sábado 16 de junio de 2012 18:28 CEST
 

BEIRUT (Reuters) - Los observadores de Naciones Unidas enviados a Siria para supervisar una débil tregua suspendieron sus actividades el sábado en respuesta al incremento de la violencia en el país, que amenaza con desmantelar un plan de paz forjado por el enviado internacional Kofi Annan.

El jefe de la misión, el general Robert Mood, dijo que el incesante derramamiento de sangre plantea un peligro para sus observadores, una de cuyas patrullas fue atacada con disparos hace cuatro días, y que decidió suspender la misión para examinar el alto el fuego que ha sido ampliamente ignorado.

"Ha habido una intensificación de la violencia armada en Siria en los últimos 10 días", dijo Mood en un comunicado.

"La falta de buena voluntad de las partes (leales al presidente Bashar el Asad y rebeldes) para buscar una transición pacífica y el avance de sus posiciones militares está incrementando las pérdidas en ambos bandos", agregó.

Mood espera informar al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el lunes sobre la situación de seguridad en Siria, que según dijo esta semana podría sumergir al país en una guerra civil a gran escala.

Los cinco miembros del Consejo de Seguridad con derecho a veto esperan mantener conversaciones en el marco de una cumbre del G-20 en México, que comienza el lunes, a fin de desbloquear las sanciones internacionales contra Siria.

Mood dijo que la violencia plantea "riesgos significativos" para los 300 miembros de la Misión de Supervisión de las Naciones Unidas (UNSMIS por sus siglas en inglés) que han estado operando en el país desde finales de abril.

"En la situación de alto riesgo, la UNSMIS suspende sus actividades. Los observadores de Naciones Unidas no llevarán a cabo patrullas y permanecerán en sus instalaciones hasta nuevo aviso", dijo Wood, destacando que la decisión sería revisada a diario.

El martes vehículos que trasladaban a observadores de Naciones Unidas fueron atacados con disparos tras ser expulsados de la ciudad de Haffeh por furiosos partidarios de Asad que les arrojaron piedras y barras de metal.   Continuación...

 
Los observadores de Naciones Unidas enviados a Siria para supervisar una débil tregua suspendieron sus actividades el sábado en respuesta al incremento de la violencia en el país, que amenaza con desmantelar un plan de paz forjado por el mediador internacional Kofi Annan. En la imagen, miembros de la misión de observadores de Naciones Unidas, en su hotel de Damasco tras la cancelación de sus actividades, el 16 de junio de 2012. REUTERS/Khaled al- Hariri