Italia convoca mociones de confianza sobre la reforma laboral

lunes 25 de junio de 2012 21:36 CEST
 

ROMA (Reuters) - El Gobierno de Italia ha pedido cuatro mociones de confianza en el Parlamento sobre su polémica reforma laboral para aprobarla antes de que el primer ministro, Mario Monti, asista el jueves a una cumbre de la Unión Europea en Bruselas.

El ministro de Relaciones con el Parlamento, Piero Garcia, anunció las votaciones sobre varios artículos de la legislación, para acelerar la revisión parlamentaria del paquete, presentado en marzo por el gabinete.

Tres de las votaciones se celebrarán el martes en el Congreso de Diputados, y la votación final sobre la reforma se espera el miércoles.

Se da por seguro que Monti tendrá éxito en las mociones, ya que los grandes partidos que respaldan su Gobierno tecnócrata ya han prometido su apoyo, aunque a menudo de forma reacia.

Si el Gobierno pierde una de las votaciones, Monti tendría que dimitir, pero esto se considera sólo una posibilidad teórica.

Angelino Alfano, secretario nacional del partido Pueblo de Libertad (PDL) del ex primer ministro Silvio Berlusconi, dijo que su formación discrepa "mucho" de la reforma y ésta será "la última vez que apoyamos medidas de las que no estamos convencidos".

La legislación propone suavizar las restricciones al despido, desalentar el uso de contratos temporales y pasar de forma gradual a entregar prestaciones por desempleo a más gente.

Ha sido criticada por los sindicatos, que temen un aumento en los despidos; por los empleadores, que temen costes laborales más altos; y por muchos economistas, que dicen que sólo haría cambios marginales a un mercado laboral rígido que necesita una gran reforma.

Los sindicatos ya han realizado varias huelgas contra los cambios propuestos.   Continuación...

 
El Gobierno de Italia ha pedido cuatro mociones de confianza en el Parlamento sobre su polémica reforma laboral para aprobarla antes de que el primer ministro, Mario Monti, asista el jueves a una cumbre de la Unión Europea en Bruselas. En la imagen, la canciller alemana, Angela Merkel (a la izquierda) habla con el primer ministro italiano, Mario Monti, en una rueda de prensa en Villa Madama, en Roma, el 22 de junio de 2012. REUTERS/Max Rossi