El Ibex-35 sube en la apertura, espera la posible acción del BCE

lunes 30 de julio de 2012 09:39 CEST
 

MADRID (Reuters) - Tras una apertura dubitativa, el Ibex-35 se adentraba el lunes en territorio positivo, extendiendo las ganancias registradas en las dos sesiones anteriores al esperar el mercado nuevas medidas en Europa para contener la crisis de la deuda de la región.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, dijo en entrevistas con medios europeos que en los próximos días los líderes decidirán qué medidas tomar para hacer frente a la crisis de los bonos españoles y agregó que no tenían "tiempo que perder".

A primera hora, el diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán se situaba en los 532 puntos básicos lo que suponía un descenso de 5 pb desde el cierre del viernes.

A las 0929 horas, el Ibex ganaba un 1,51 por ciento a 6.717,6 puntos, mientras que el selectivo paneuropeo FTSEurofirst subía un 0,65 por ciento.

En el sector bancario, Santander subía un 2,11 por ciento y BBVA que divulgará este martes sus resultados trimestrales, avanzaba un 1,32 por ciento.

Bankia, en espera de la prevista transferencia por parte del Frob, ganaba un 5,32 por ciento.

Entre otros valores punteros del Ibex, Telefónica mejoraba un 1,06 por ciento.

"Moody's ha valorado la cancelación del dividendo 2012 de Telefónica positivamente pero mantiene su revisión para una posible rebaja de su calificación (Baa2) al no considerar la medida suficiente", señaló Banesto Bolsa en su nota matutina.

Entre otros pesos pesados del Ibex, Repsol subía un 0,46 por ciento e Iberdrola un 0,15 por ciento.

Inditex ganaba un 1,67 por ciento y destacaba también Bolsas y Mercados Españoles (BME), con un repunte del 4,88 por ciento.

 
Tras una apertura dubitativa, el Ibex-35 se adentraba el lunes en territorio positivo, extendiendo las ganancias registradas en las dos sesiones anteriores al esperar el mercado nuevas medidas en Europa para contener la crisis de la deuda de la región. En la imagen, un operaor mira una pantalla en la bolsa de Madrid, el 27 de julio de 2012. REUTERS/Susana Vera